¿La rosacea es contagiosa? Conoce sus causas, síntomas y cura definitiva

Cómo tratar las manchas rosas en la piel

¿Existe la cura para la rosacea? ¿Es posible contraerla de otra persona? ¿Cuáles son sus causas principales? Conoce las respuestas a estae preguntas en este completo artículo.

La rosácea es una enfermedad cutánea que provoca el enrojecimiento de diferentes zonas de la cara, principalmente las mejillas, pero también puede afectar la zona central de la misma, frente y mentón. Pero ¿Alguna vez oíste que la la rosácea es contagiosa? Descubre si es cierto o no, así como también sus causas y principales tratamientos.

Causas de la rosacea

La rosácea se caracteriza por la aparición de manchas rosas en la piel, particularmente en el rostro como también por la presencia de pústulas, similares a las del acné. En algunos casos puede provocar algo de dolor o molestia, pero principalmente provoca incomodidad a nivel social porque da la impresión de que vives sonrojado o avergonzado, cuando no es así.

La dermatitis rosácea puede aparecer en cualquier tipo de piel, aunque hay algunas personas que tienen más tendencia a padecerla. Los adultos jóvenes entre 20 y 50 años son los más afectados y las probabilidades aumentan si tienes piel clara, cabello rubio y ojos claros. Al mismo tiempo, las mujeres tienden a sufrir más la rosácea que los hombres. Pero esto no significa que el tener piel, cabello y ojos oscuros anulen la probabilidad de que tengan rosácea.

Entonces, ¿qué causa la rosácea? Realmente no tiene una causa concreta, los dermatólogos continúan estudiando qué es lo que la provoca. Sin embargo entre las posibles causas de la rosácea se encuentra:

  • Factor genético. O herencia familiar. Si en tu familia hay personas con rosácea, tienes más probabilidades de padecerla.
  • Infección cutánea. Un ácaro llamado Demodex folliculorum siempre habita en la piel, sin embargo las personas con rosácea lo tienen en mayor cantidad. Hay algunas bacterias también relacionadas a la rosácea como el Helicobacter pylori, pero aun faltan estudios para asegurar al 100% que tenga algo de incidencia en esta enfermedad.
  • Sistema inmunológico débil. Así como en muchos otras enfermedades, un sistema inmunológico debilitado puede facilitar su aparición. Incorpora alimentos buenos para el sistema inmunológico para mejorarlo.
  • Luz solar. La exposición prolongada y sin protección al sol no sólo puede desencadenar brotes de rosácea, sino que también los empeora. Protege tu piel del sol para evitarlo.
  • Flujo sanguíneo. Cuando realizas ejercicios, hace mucho calor, bebes alcohol, comes alimentos muy calientes o picantes tus vasos sanguíneos se alteran, provocando o empeorando los brotes de rosácea.

Entonces ¿la rosácea es contagiosa? La respuesta es corta y sencilla: No, la rosácea no es contagiosa. Ni por estar cerca de una persona con rosácea, rozar su rostro, ni besarla puedes contagiarte del enrojecimiento en el rostro.

Tipos de rosacea y sus sintomas

Entre los principales síntomas de rosácea se encuentra en enrojecimiento facial en diferentes partes del rostro, principalmente en las mejillas. Sin embargo este problema cutáneo también puede presentarse con otros síntomas, lo que distingue a los tipos de rosácea. Ya sabes qué es la rosácea en la piel, ahora es el momento de conocer los diferentes tipos que existen.

Eritematosa-telangiectásica

Se caracteriza por el enrojecimiento de las mejillas, nariz y centro del rostro, suele aparecer de manera brusca. Provoca la inflamación y sensibilidad cutánea, en ocasiones puede causar dolor y sensación de ardor. Entre brotes no sólo se ven arañitas en la zona, sino que también la piel se mantiene seca y enrojecida.

Pápulo-pustulosa

En enrojecimiento de la cara es más intenso la rosácea pápulo-pustulosa, sin embargo el dolor, ardor y sensibilidad no tanto. A diferencia de la rosácea eritematosa-telangiectásica, entre brote y brote, tu piel se verá grasa y con pápulas (un tipo de grano pequeño pero sin pus).

Fimatosa

Este tipo de rosácea se distingue de los otros tipos porque provoca el engrosamiento de la piel debido a la inflamación persistente. Generalmente es el resultado de varios brotes de cualquiera de los otros tipos de rosácea, principalmente en hombres. Provoca la dilatación de los poros, aparición de arañitas y la grasitud de la piel. Además da la piel un aspecto rugoso y al tocarla puedes sentir bultos internos. Se presenta principalmente en la nariz, pero también puede aparecer en las orejas, barbilla, párpados y frente.

Ocular

Este tipo de rosácea suele presentarse en personas jóvenes y provoca el enrojecimiento, irritación y lagrimeo en los ojos. También provoca sensación de arenilla, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Suele darse en conjunto con otros tipos de rosácea.

Fulminante

Este tipo de enfermedad de la piel rosácea se da principalmente en mujeres jóvenes de forma fulminante, por eso su nombre. Provoca la inflamación del rostro con pústulas y la aparición de nódulos internos. Puede dejar cicatrices permanentes y puede confundirse con casos graves de acné, es por esto que su diagnóstico y tratamiento temprano son muy importantes.

¿La rosácea tiene cura?

Aunque en la mayoría de los casos el enrojecimiento de la cara sólo causa incomodidad a nivel social, en otros el ardor en la cara y enrojecimiento pueden traer consecuencias más graves. Pero ¿la rosácea se cura? Lamentablemente no hay un tratamiento que la erradique completamente, sin embargo puedes puedes tomar ciertos recaudos para evitar que los brotes sean graves y hasta puedes reducirlos.

En primer lugar es importante controlar las posibles causas, es decir que si tienes una infección cutánea debes controlarla, aumentar las defensas para no tener un sistema inmune débil, como también proteger tu piel del sol para evitar los brotes provocados por el mismo.

También debes acudir a un dermatólogo que te podrá recetar algunas cremas o medicamentos para curar la rosácea para siempre o al menos reducir sus brotes.

Lo más cercano a la cura para la rosácea actualmente son las cremas de uso tópico que te ayudarán a controlarla. Es el primer tratamiento que da cualquier profesional en la materia. En caso de las cremas no den el resultado esperado, puedes combinarlas con un un antibiótico para rosácea.

En casos más graves tu médico puede llegar a recomendarte el uso de un tratamiento láser para destruir las estructuras alteradas de tu cutis. Y, aunque requiere de varias sesiones, es muy efectivo.

No olvides que el cuidado de la piel con rosácea es diario y nada mejor que una rutina para el enrojecimiento cutáneo que conste de una limpieza, hidratación, humectación, remedios (como mascarillas de aloe vera o una loción de té verde), protección solar y el maquillaje adecuado.

Vitaminas para la piel

Existe un grupo de vitaminas para la piel que la harán lucir muy bien y mantenerse saludable. Entre ellas se destacan la vitamina E, A y C, conoce un poco más sobre cada una de ellas.

  • Vitamina E. Tiene propiedades anti-arrugas, además protege tu piel del sol, actúa como desintoxicante, regenerativa, limpiadora y cicatrizante. Es una de las vitaminas más recomendadas para la salud de tu piel.
  • Vitamina A. Previene el acné, evita que tu piel se seque, retarda la aparición de las arrugas y hasta se la relaciona con la prevención del cáncer de piel.
  • Vitamina C. Es una vitamina hidratante, cicatrizante, antioxidante y fotoprotectora. Podrás encontrarla en sérums, cremas, mascarillas, líquida y hasta inyectable.

¿Sufres o has sufrido de rosácea?

Si

No

No lo sé

¿Cómo la combates?
IMPORTANTE: La misión de "¿La rosacea es contagiosa? Conoce sus causas, síntomas y cura definitiva" es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "¿La rosacea es contagiosa? Conoce sus causas, síntomas y cura definitiva"

Comenta en Google+