La primavera la sangre altera

El ser humano no puede escapar a su origen animal. El precio que por ello paga se traduce, por ejemplo, en la influencia de los tránsitos estacionales en su organismo, que provocan una serie de alteraciones que cobran mayor protagonismo con la llegada...

El ser humano no puede escapar a su origen animal. El precio que por ello paga se traduce, por ejemplo, en la influencia de los tránsitos estacionales en su organismo, que provocan una serie de alteraciones que cobran mayor protagonismo con la llegada de la primavera.

Ocurre cuando llega el buen tiempo y el aumento de las temperaturas se torna realmente perceptibles. Es lo que se ha dado en llamar astenia primaveral, que no es más que una sensación general de profundo cansancio y debilidad generalizada. En todo caso, no suele durar más que dos o tres semanas.

Tampoco se conoce con demasiada exactitud el desencadenante u origen de la astenia. Existen indicios que apuntan a una reducción de betaendorfinas en el plasma y cuyas alteraciones producirían ese decaimiento general.

A diferencia del síndrome conocido como la depresión otoñal –el otro gran síndrome estacional-, la astenia reproduce en líneas generales síntomas más físicos que anímicos. Al cansancio y la debilidad física generalizada le pueden acompañar la falta de apetito, trastornos del sueño y problemas de concentración y memoria, llegando en ocasiones a estados anímicos como tristeza e irritabilidad, que suelen aparecer como respuesta lógica a los síntomas físicos.

Paradójicamente, la mejor manera de combatir el cansancio generalizado es realizar ejercicio físico, en contra de lo que, en principio, nos marca la lógica. ¿No nos cansaremos más aún si obligamos al cuerpo a moverse? La respuesta es NO. El ejercicio libera endorfinas que producen en nuestro cuerpo una sensación de bienestar, muy indicada en casos de astenia. Otro método de alcanzar el bienestar corporal lo constituye la ingesta de vegetales con mucha clorofila.

Otros consejos relacionados con los hábitos nutricionales es no irse a dormir hasta dos horas después de haber cenado e incluir sobre todo en el almuerzo y la cena fruta y verdura.

Por otra parte, la muy española costumbre de hacer la siesta al mediodía -20 minutos bastan- resulta un sistema muy útil para combatir la falta de sueño nocturno y el agotamiento físico.


1 Comentario en "La primavera la sangre altera"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia
¡Cargando los comentarios!

rogelio chirinos. ...

por mi ignorancia; en que epoca o mes del año entra la primavera, y cual es su funcion sobre la tierra o la naturaleza, tambien en nosotros los humanos. gracias un abrazo. venezuela.

0

24 de abr, 2012 - 20:39:08

Escribe tu comentario en "La primavera la sangre altera"

Comenta en Google+