¿Cuáles son los síntomas del autismo en niños y adultos? Características y tratamiento

Conoce los grados de autismo, sus diferencias y cómo controlar los síntomas

Cada 2 de abril los edificios más importantes del mundo se tiñen de azul para recordar la importancia de incluir y acompañar a las personas con autismo. Conoce el significado de esta palabra, síntomas y tratamientos.

Qué es el autismo y sus características

El trastorno del espectro autista (TEA) es una afección neurobiológica crónica que generalmente se manifiesta durante los primeros tres años de vida. Afecta el comportamiento, comunicación, aprendizaje y relación con el entorno. Anteriormente el síndrome de Asperger era incluido en este trastorno pero actualmente se los trata de forma separada, aunque tienen síntomas y características similares.

El significado de autismo es la simplificación de su nombre completo: trastorno del espectro autista. Se lo denominó de esta forma porque engloba una gran variedad de síntomas que pueden cambiar de persona a persona. Una de las principales características del autismo es que la persona que lo sufre parece que está "en su mundo", pueden tener problemas para comunicarse, hablar, no mirar a los ojos, también pueden repetir frases y comportamientos o actividades, entre otros síntomas.

Actualmente no se conocen las causas del autismo y aun los científicos están buscando dando con los orígenes de este trastorno, las últimas investigaciones se basan en analizar el material genético y los posibles orígenes ambientales, pero aun no hay conclusiones. Las características de un niño autista deben ser evaluadas por un médico quien podrá diagnosticas correctamente el problema para comenzar con un tratamiento adecuado. La intervención temprana es clave para mejorar el desarrollo de los niños con autismo.

Quizás habrás escuchado que se habla de tipos o grados de autismo, al ser un trastorno con una gran diversidad de síntomas que varían de persona a persona se han hecho diversas clasificaciones, pero la más conocida es la de Ángel Rivière, un psicólogo y ciéntifico cognitivo español que desarrolló una clasificación de tres grados o tipos de autismo.

Grado 1

Es el grado más profundo y se lo denomina trastorno autista. El niño no desarrolla su lenguaje, esquiva la mirada, no puede expresar emociones, se le dificulta la comunicación con niños y adultos y se mantiene aislado.

Grado 2

El autismo regresivo es el del grado 2. Este tipo de autismo se expresa a partir del años o dos, momento en el que las capacidades que había adquirido se pierden. Los síntomas son similares al autismo autista o de grado 1 pero más leves. Generalmente comienza evitando la mirada, luego pierde su capacidad de comunicación, se aísla y hace movimientos y actividades de forma reiterativa.

Grado 3

Es el grado más leve de autismo y se lo denomina autismo de alto funcionamiento. En este caso el niño presenta síntomas del espectro autista pero más leves que en los otros dos grados. Estos niños suelen tener ideas obsesivas y problemas para comunicarse. También tienen una gran memoria y no presentan problemas de aprendizaje por lo que generalmente acuden a escuelas estándar, lo que no se da siempre en los otros dos grados.

El 2 de abril fue instaurado por la ONU como el Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo con el fin de luchar contra las barreras a las que se tienen que enfrentar las personas con autismo. El día mundial del autismo se utiliza para recordarle a toda la sociedad que es necesario el trabajo en conjunto para que las personas con TEA puedan adaptarse y así reforzar su inclusión en todos los ámbitos de la sociedad.

Síntomas del autismo en niños y adultos

Los síntomas de un autista pueden variar de persona a persona, es por eso que lo reconoce como un trastorno espectral. Se estima que 1 de cada 160 niños tiene un TEA, algunos, dependiendo su grado y el tratamiento que lleven a cabo, podrán llevar una vida independiente en la adultez, pero otros dependerán de cuidadores o familiares de forma permanente. Aunque hoy en día gracias al conocimiento que se tiene de la enfermedad se diagnostica durante los primeros años de vida, hasta hace poco más de 10 años todo era más complicado. Tanto que aun se están diagnosticando a adultos que se enfrentaron a una vida llena de dificultades por no conocer su diagnóstico.

El autismo es un trastorno crónico y es posible que te cruces en tu escuela, universidad o empleo con autistas, reconocer sus síntomas es importante para entender por qué se comporta como se comporta. Por eso aquí encontrarás los síntomas de autismo en niños y en adultos.

Niños

Detectar síntomas de bebés con autismo es muy importante para dar con un tratamiento temprano, lo que mejora notablemente los resultados. Siempre debes estar atento a los síntomas de autismo en un niño para, ante cualquier duda, ir con tu médico y que realice un diagnóstico. Los síntomas de niños autistas pueden ser leves dependiendo del grado del trastorno.
síntomas de autismo en niños

  • Problemas de comunicación. El bebé no responde a su nombre al año, luego no puede explicar lo que desea o como se siente, tampoco sigue indicaciones, a veces parece oír pero otras no, no hace señas (algo tan común en bebés y niños cuando están aprendiendo a hablar). En el caso del autismo de grado 2 si sabía decir algunas palabras o balbucear deja de hacerlo.
  • Problemas para sociabilizar. No mira a los ojos, desvía la mirada, no juega con niños de su edad ni padres, no comparte, no presta atención a su entorno, ni siquiera a los niños, no señala objetos pasado el año, no intenta llamar la atención de sus padres o tutores.
  • Conductas extrañas. Repite conductas, actividades, palabras, ordena compulsivamente. Tiene un apego excesivo a cierto objetos y tiene actitudes obsesivas. También puede moverse de forma extraña, hacer rabietas, ser violento con otras personas o contra sí mismo, es sensible al ruido, deambular y en algunos casos puede ser más independiente y aprender o hacer cosas antes que otros niños de su edad.

Adultos

Se estima que los síntomas del autismo en adultos están presentes en el 1,1% de la población adulta mundial. Si bien es un trastorno que por sus notables síntomas se diagnostica durante la infancia por cada 3 casos conocidos, 2 no tiene diagnóstico. Durante la adultez es más difícil diagnosticarlo, tanto que en 4 de cada 5 adultos es complicado dar con los síntomas ya que llevan toda una vida conviviendo con ellos y sobrellevándolos como pueden.

  • Problemas para socializar. La interacción social y la comunicación es una tarea difícil para los adultos autistas, esquivan las miradas y pueden tener comportamientos extraños para la mayor parte de la sociedad.
  • Conductas estereotipadas. Además de las conductas repetitivas nombradas en el apartado de los niños, los adultos autistas también sufren conductas rígidas que les dificultan obtener un mantener empleos, relaciones sociales, problemas de aprendizaje y resistencia a los cambios.
  • Otros síntomas. Generalmente los adultos con autismo presentan los mismos síntomas que los niños: enojos violentos, apego a objetos, actitudes obsesivas y más.

¿El autismo tiene cura?

Actualmente el autismo no tiene cura aunque hay tratamientos y terapias que controlan los síntomas (se estima que entre el 1 y 20% de los pacientes muestran mejorías). Pero nunca son espontáneas, sino que son el resultado de años de trabajo en conjunto entre los padres, escuela y terapias. Lamentablemente no se conocen cuáles son las terapias más efectivas para mejorar los síntomas del autismo, como cada paciente es diferente generalmente hay que probar con diferentes alternativas hasta dar con la indicada.

Las mejorías también dependen del grado de autismo, los autistas de alto funcionamiento son los que mejor responden a los tratamientos porque tienen síntomas más leves y mayores posibilidades de llevar una vida independiente.

Afortunadamente el conocimiento de la enfermedad hace que estos tratamientos sean más efectivos, los padres saben a que se están enfrentando y, aunque puede ser duro, saben que cuentan con el apoyo de profesionales especializados; la aceptación en la sociedad ha incrementado con el paso de los años y hasta los niños con grados graves de autismo demuestran un comportamiento más controlado.

Tratamiento del autismo

No hay un solo tratamiento para el autismo, de debe llevar a cabo un trabajo en conjunto entre padres, educadores y terapeutas para erradicar conductas no deseadas y estimular los comportamiento deseables

  • Terapias. Se trabajarán diversos aspectos con uno o varios profesionales en psicoterapia, tales como: modificación de la conducta, la conexión entre pensamientos, emociones y comportamiento, educativas, basadas en la escuela, para mejorar las habilidades de atención, en nutrición, ocupacional, con los padres y familia, física, para el desarrollo de las habilidades sociales y del lenguaje. Es mucho trabajo pero se realiza en conjunto ya que para mejorar la capacidad de socializar se debe hacer hincapié en el habla, lenguaje, comportamiento y emociones, por ejemplo.
  • Fármacos. Cuando los síntomas son graves o la psicoterapia no hace el efecto esperado en determinada cantidad de tiempo es necesario llevar adelante un tratamiento con medicamentos. Si bien no los hay específicos para tratar los síntomas de TEA sí pueden usarse para reducir la agresión y otros síntomas comunes, mejorar el aprendizaje y la comunicación.
  • Juegos. Los juegos para niños con autismo son parte de las terapias y muy importantes. Muchos pequeños no juegan como lo hacen los niños de su edad pero pueden desarrollar otro tipo de actividades que disfrutan y los ayudarán a conectar con otros niños y familiares. La musicoterapia para niños autistas es una buena forma de mejorar la comunicación no verbal, la atención y las conductas rígidas, proporciona diversión y lo mantiene concentrado en nuevas actividades.

Otras enfermedades neurolóicas

Conoce un poco más sobre la enfermedad de Huntington, el déficit de atención y la distonía, otros padecimientos del sistema neurológico para estar atento ante su aparición en algún pariente o amigo.

  • Enfermedad de Huntington. Cambios en el comportamiento, problemas de movimiento, dificultad para deglutir y demencia son algunos de los síntomas más comunes de la corea de Huntington.
  • Déficit de atención. Puede aparecer en niñez o adultos, se caracteriza por la inquietud, falta de atención, de memoria, desorganización y facilidad para distraerte.
  • La distonía. Provoca problemas de coordinación, dolor, postura anormal, incomodidades y molestias principalmente a la hora de dormir.

¿Conocías los síntomas de autismo?

Si

1/0

No

0/1

Más o menos

0/1

¿Tienes algún familiar o conocido que lo padezca?
IMPORTANTE: La misión de "¿Cuáles son los síntomas del autismo en niños y adultos? Características y tratamiento" es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "¿Cuáles son los síntomas del autismo en niños y adultos? Características y tratamiento"

Comenta en Google+