Viajar en navidad con fibromialgia, por Carmen Ramos

Viaja en navidad con una enfermedad crónica

Ya Carmen Minerva Ramos, nuestra columnista exclusiva en fibromialgia, nos había mostrado algunos trucos para viajar aunque se padezca de esta enfermedad. Ahora redobla la apuesta y te anima a mover en navidad.

¿Ya leíste la primera parte de la columna viajera que nos había entregado Carmen Minerva Ramos? Ahora, la especialista en fibromialgia que tenemos, se va a encargar de mostrarte más acerca de esto de viajar con una enfermedad cronica a cuestas. ¡Súmate a pasar la navidad con tus seres queridos armando las maletas!

En qué viajar con una enfermedad crónica

Gracias a todos los que leyeron la primera parte de este artículo sobre lo que implica viajar cuando se tiene una condición crónica, limitante o incapacitante. Gracias por sus comentarios y por compartir sus experiencias sobre el tema. Saben que llevo un rato batallando con la fibromialgia para que no me robe mi capacidad de hacer cosas que me gustan. Uno de los retos que afronto es el continuar disfrutando del placer de viajar y seguir conociendo lugares de este mundo.

He ido aprendiendo a hacer los “acomodos razonables” para que mis viajes sean placenteros y estimulantes. El solo hecho de saber que voy a viajar hace que me proponga sobrellevar mis dolores y malestares teniendo presente el no cometer excesos físicos que agoten mis reservas energéticas. El viajar es un “motor” que me obliga a planificar asertivamente la forma en que he de administrar mis recursos físicos, las medicaciones y todo aquello que me permita poder llevar a cabo las actividades que contemplo realizar en mi recorrido.

Se acerca la Navidad y es buen momento para irnos de viaje pues tendremos unos días disponibles para darnos una escapada. Puede ser fuera del país o animarnos a visitar una ciudad cercana por unos días. Podemos planificar nuestro viaje detalladamente desde ahora o decidirlo al momento.Sea como fuese que decidas hacer tu escapada, aquí comparto otras ideas que te pueden ayudar a tener una experiencia de viaje gratificante.

En avión

Si has elegido viajar por avión recuerda llegar al aeropuerto con antelación. Los aeropuertos de grandes ciudades pueden llegar a ser agobiantes por las largas distancias que hay que recorrer para llegar a nuestra puerta de salida. Las líneas aéreas sugieren llegar con dos o tres horas de anticipación a la hora de salida programada para un vuelo.

Si es temporada alta –como es la Navidad–, sabes que mucha gente puede estar viajando en las mismas fechas que tú y puedes encontrar largas filas para facturar maletas y para pasar los controles de seguridad. ¡Que no te sorprendan, no querrás comenzar tu viaje con estrés! Así es que conviene llegar con suficiente tiempo –más que el sugerido–. A mí me resulta más llevadera la espera en la sala donde está la puerta de salida que en la fila del control mirando mi reloj y angustiándome porque puedo perder mi vuelo.

Considera utilizar silla de ruedas y asistencia para moverte por aeropuertos grandes o si debes cambiar de zona de vuelos domésticos a internacionales. Muchas líneas aéreas ofrecen este servicio sin costo adicional. Cuando estés eligiendo la línea aérea verifica si ofrecen el servicio. El personal de asistencia llevará tu equipaje de mano y moverá la silla de rueda hasta llevarte a la zona donde está la puerta de embarque.

Recuerda que aunque el servicio te permite abordar con prioridad, al llegar a tu destino deberás esperar hasta que los otros pasajeros hayan salido del avión para que no interrumpas el flujo. La línea aérea habrá coordinado el que tengas asistencia para salir del avión y utilizarán silla de ruedas para moverte hasta el área de recogido de equipaje. Este personal se encargará de recoger tu equipaje de la correa y te acompañará hasta la salida del aeropuerto.

En automóvil

Los viajes en auto también deben planificarse teniendo en cuenta tiempos para detenerse y descansar. Intenta hacer el viaje con un acompañante que pueda conducir, si los tramos son muy largos pueden turnarse para guiar.

Trata de hacer paradas para estirar las piernas y descansar cada dos horas. Hoy día, gracias a las aplicaciones con mapas podemos tener una idea del tiempo de desplazamiento que nos llevará ir de un sitio a otro, identificar rutas más cortas, localizar atracciones que se pueden visitar en el camino, tiendas, restaurantes y más.

Con esas aplicaciones puedes identificar lugares para hacer paradas –sean lugares de interés o restaurantes– donde puedes tomar una bebida refrescante y comer algo si el viaje es muy largo. En caso de que tu viaje sea un “road trip” –viaje por carretera–, planifica las paradas y ten presente el tiempo y esfuerzo físico que requiere cada uno de los lugares que visitarás.

Si puedes, evita conducir de noche cuando se suele cansar más la vista y la visibilidad es menor. Conducir de noche conlleva hacer un mayor esfuerzo de atención y por consiguiente causa más agotamiento. Escoge bien los lugares para tu descanso nocturno –evita zonas de mucho ruido o tumulto–, tu cuerpo necesita reponerse bien para que puedas continuar tu recorrido.

En mi caso, intento estar dos o tres días en una misma ciudad para poder ir a mi paso y teniendo suficiente tiempo para descansar entre visitas a puntos de interés. Me aplico la regla de que “menos es más”, prefiero ver sólo los lugares más emblemáticos que pretender verlo “todo” y terminar exhausta.

En crucero

Mis viajes preferidos son en cruceros. Hay viajes en cruceros que van desde tres noches, una semana o más, así es que según sean los días que yo tenga disponible, hay alguna buena opción en cualquier momento. Soy de las que suelo llegar al puerto, soltar mis “motetes” y comenzar a disfrutar mi viaje de inmediato. El personal del barco se encargará de subir mi equipaje abordo y llevarlo a mi cabina. Las líneas de crucero suelen ofrecer asistencia a personas con impedimentos en su proceso de abordaje y desembarco.

Yo suelo llevar mi carrito con ruedas que también provee asiento y lo utilizo para moverme con más facilidad por el barco. Las distancias de un lugar a otro en el barco suelen ser razonables y hay ascensores ubicados en distintos lugares que me permiten desplazarme sin mucho esfuerzo. Los espacios públicos en los cruceros suelen ser confortables.

Una de las ventajas que me ofrece un viaje en crucero es que puedo descansar cuando mi cuerpo lo necesite porque tengo mi cabina accesible a cualquier hora. Suelo disfrutar de alimentos frescos y variados prácticamente en todo momento. En cuanto a la ruta, muchas de ellas me permiten visitar y conocer distintos países o ciudades sin tener que estar usando otro tipo de transporte ni cargando con maletas.

Al finalizar mi viaje, empaco y dejo las maletas en el pasillo. De igual forma que a mi llegada, el personal se encarga de bajarlas y dejarlas en el puerto en donde las recojo cómodamente al finalizar el viaje. Los barcos crucero suelen viajar en la noche de un destino a otro. Al zarpar del puerto inicial comienza la diversión abordo. A cualquier hora hay algo que hacer en un crucero.

Durante el día, el barco está en puerto y los pasajeros pueden optar por visitar los alrededores del destino visitado, realizar alguna excursión, según sea el interés del pasajero, o quedarse abordo y disfrutar de las piscinas, las actividades al aire libre o los entretenimientos que se tengan programados para el día. En la noche, el barco tiene un sinnúmero de actividades para el disfrute de los que viajan: shows en teatro, clubes, discotecas, casino. Hay actividades para todos los gustos y para todas las edades.

Son ideales para realizar viajes familiares intergeneracionales pues cada miembro de la familia puede realizar una actividad de su agrado y siempre tendrán momento para compartir todos sentados a la mesa al momento de la cena.

Otras ventajas que para mí tiene un viaje en crucero es que en su precio incluye todas las actividades –incluyendo campamentos por edades para los niños y adolescentes–, comidas y algunas bebidas no alcohólicas abordo. Las limitaciones que tienen los viajes en crucero es el poco tiempo que se pasa en el destino que se visita. Suelen ser sólo unas horas, lo que limita el poder conocer con más detenimiento el lugar visitado.

Otra limitación es que las excursiones no están incluidas en el precio aunque su costo suele ser razonable. Sin embargo, si se viaja en familia, el costo de las excursiones suele incrementar considerablemente el precio, por lo que hay que seleccionar sabiamente las actividades a realizar en cada destino que se visite durante el trayecto.

Cómo moverse y dónde alojarse

Escoge un alojamiento céntrico en una zona segura. Sugiero leer para conocer de antemano el lugar que visitarás y te orientes sobre los lugares de interés, el transporte público y las zonas de menor incidencia criminal. Sabemos que los turistas o extranjeros solemos ser un blanco atractivo para quienes atracan o asaltan personas. Por ello es importante tomar medidas preventivas para minimizar el llamar la atención.

Intenta que el alojamiento quede cerca de las zonas que te interesa visitar para que tu desplazamiento sea lo más cómodo y rápido posible. Recuerda que deseas utilizar tu energía disfrutando de una atracción turística en lugar de invertirla en moverte entre el bullicio y el tráfico de la ciudad que visites. Si el presupuesto te lo permite, intenta tener una habitación con baño privado; cama y cobertores confortables, con espacio para que puedas moverte con soltura y en la que puedas controlar la temperatura.

En estos tiempos hay infinidad de opciones para conseguir alojamiento: hoteles, hostales, “bed & breakfast”, apartamentos por temporada, apart-hoteles. Mediante páginas web y aplicaciones como Airbnb podrás hospedarte en ese lugar que has soñado, con comodidad y por un precio razonable. Al llegar a tu alojamiento lee los folletos y el directorio de tu habitación para saber qué hospitales y farmacias hay cerca. Identifica la lista con los teléfonos de emergencia. Los puedes anotar y llevarlos contigo, así, en caso de una emergencia tendrás esa información a la mano.

Oriéntate sobre los restaurantes, servicios de lavandería, transportes y atracciones que se encuentran cerca de tu hospedaje. Te ayudarán a moverte en la zona donde ubica tu alojamiento. Yo suelo salir y dar una vuelta al bloque donde queda mi hospedaje para así conocer los puntos de referencia que me ayuden a identificar la localización en mi camino de regreso.

Otros detalles a tener en cuenta

  • Pide un mapa. Hazlo ahí mismo en el lugar donde te hospedas y pide que te indiquen los lugares de interés cercanos, así como las estaciones de metro y transporte más cercanas. Puedes usar tu GPS o Smartphone para ubicarte en la ciudad, también puedes descargar aplicaciones para localizar sitios de interés a tu alrededor. Muchas ciudades tienen apps turísticas que se mantienen actualizadas y te ofrecen información de horarios, costos y otros datos relevantes de sus sitios de interés.
  • Visita los lugares de tu interés en días y horarios más cómodos para ti. Estudia previamente las horas en que resulta más conveniente visitar los lugares que te interesan para que acudas en momentos donde hay menos flujo de personas evitando largas filas y aglomeración de gente. Utiliza tus identificaciones de persona con impedimento para que te permitan utilizar los lugares reservados para ellos. Si no puedes evitar el hacer fila, intenta ir con otra persona que pueda hacerla mientras tú buscas un lugar para sentarte y descansar mientras la fila avanza.
  • Mantente hidratándote durante tus recorridos. Lleva o compra agua suficiente y consúmela con regularidad mientras recorres los lugares de tu interés. Evita los refrescos carbonatados, bebidas con cafeína o alcohol que tienden a deshidratar.
  • Evita cargar mucho peso siempre que te sea posible. No fuerces tu espalda ni tus músculos cargando peso excesivo o innecesario. Si tienes que llevar objetos intenta hacerlo en una mochila o bulto con ruedas.
  • Asegúrate de tener suficiente capacidad de memoria en tu cámara o celular. Puedes llevar una memoria externa que guardes en tu habitación y transferir diariamente tus fotos a ella, así no perderás todas tus fotos en caso de robo o pérdida.
  • Escoge bien las actividades que vayas a realizar. Si decides hacer alguna actividad que requiera el que la ofrezca personal experimentado pide que te muestren su permiso o licencia actualizada. Si puedes, indaga sobre la agencia que te ofrece el servicio para asegurar que tiene los permisos necesarios para operar el tipo de negocio que ofrece. Una agencia con permisos debe tener los seguros correspondientes para cubrir cualquier eventualidad en caso de alguna emergencia.

¿Qué queda ahora? Pues que agarres el calendario, cuentes los días libres que tendrás esta Navidad y prepares tu escapada ya. ¡Te la mereces!
Te invito a ver otros escritos en http://fibromialgiablog.blogspot.com/

Puedes seguirme en mi página de Facebook: https://www.facebook.com/fibromialgiablogpr/ y conocer más sobre el tema de viajes en mi nueva página https://www.facebook.com/lagitanaviajera/

Otras columnas sobre fibromialgia de Carmen

Desde ya, contamos con la fortuna de tener a Carmen Minerva como asidua colaboradora en temas de fibromialgia. ¿Quieres leer otras de las columnas que ha realizado? Entonces no te pierdas estas.

  • Qué suplementos tomar. Ella es una experta en seleccionar suplementos que te pueden ayudar a estar mejor. Ten en cuenta sus sugerencias.
  • Cómo disfrutar la sexualidad. El tema del sexo suele ser un tabú. Pero no tiene por qué serlo y Carmen te cuenta por qué.
  • Cómo comenzar el año en positivo. Algo que también puede llegar a resultar muy importante es la cuestión mental. Carmen te ayuda a mentalizarte para que todo mejore.

¿Viajas a pesar de tener fibromialgia u otra enfermedad crónica?

Gráfico de la encuesta: ¿Viajas a pesar de tener fibromialgia u otra enfermedad crónica?

Si

7/0

No

A veces

2/0

¿A dónde has ido por última vez?
IMPORTANTE: La misión de "Viajar en navidad con fibromialgia, por Carmen Ramos" es ayudarte a estar informado, NUNCA sustituir la consulta médica.

No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Viajar en navidad con fibromialgia, por Carmen Ramos"

Comenta en Google+