Recetas para una economía sana en Estados Unidos

Recetas para una economía sana en Estados Unidos, ante el alarmante aumento de la obesidad

La comida rápida y los excesos alimenticios son las causas fundamentales del increíble aumento de la obesidad y de las enfermedades relacionadas en los Estados Unidos; enfermedades, que dicho sea de paso, están costando millones de dólares a su administra

La comida rápida y los excesos alimenticios son las causas fundamentales del increíble aumento de la obesidad y de las enfermedades relacionadas en los Estados Unidos; enfermedades, que dicho sea de paso, están costando millones de dólares a su administración.

Los excesos y malos hábitos de vida le cuestan a la economía de Estados Unidos más de un billón de dólares anuales por pérdidas de productividad y costes de tratamientos médicos, según la fundación privada Michael Milken del estado de California que propone una recomendación para evitar estos despropósitos. Así, las enfermedades más corrientes derivadas de estos hábitos alimenticios son cáncer, diabetes, hipertensión, derrame cerebral, dolencias cardíacas, afecciones pulmonares y alteraciones mentales; todas ellas, le cuestan a la economía norteamericana 1,3 billones de dólares al año, según el Instituto Milken, con sede en el estado de California.

Según este instituto, si no se hace nada al respecto, las pérdidas económicas podrían llegar a alcanzar los seis billones de dólares en 2050. Así, el estudio señala que incluso con una modesta mejora en el terreno de la prevención podría evitarse la aparición de unos 40 millones de casos relacionados con estas enfermedades y así se podría reducir su impacto económico en un 27 por ciento para 2023, ubicándose el coste en 1,1 billones anuales.

Según la investigación, si sólo se redujera la obesidad se ahorrarían 60.000 millones de dólares al año en tratamientos. Además, el estudio recomienda otorgar mayores incentivos para promover un "peso saludable" y mantener un estilo de vida más sano a través de una dieta mejorada, ejercicio físico y el abandono del hábito de fumar.

El informe se hace eco de otros estudios que ya habían señalado que el sistema de salud norteamericano está desactualizado. La población es más vieja, más obesa y más predispuesta a sufrir enfermedades crónicas. Los servicios de salud deben actualizarse para responder a estos nuevos retos, lo que significa que se debería gastar más dinero en medidas de prevención.


No hay comentarios

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Recetas para una economía sana en Estados Unidos"

Comenta en Google+